sábado, 17 de marzo de 2012

Epílogo 2012. (1ª parte: Annus horríbilis)

Ya estamos en España.

Tenemos en la cabeza un millón de impresiones, lecciones aprendidas y pensamientos que aún se han de rumiar mucho más.

Ciertamente, ha sido nuestra Finnmark más dura, como decíamos hace un par de entradas. Pero no sólo para nosotros. En la tarde del sábado nos enterábamos de que Miquei también estaba "scratched". Ya nos parecía casi increible... pero mucho más cuando hemos empezado a leer la lista de equipos que se habían tenido que ir retirando....

-¡¡¡Cómo que Miquei está fuera???!!!
-Y no te vas a creer cómo va la lista...
Kjell Brennodden?
Nina Skramstad?
Y Fossoy (que nos echó un cable -y un tractor- hace unos días) y May-Conny (que nos ayudó en la "caza" del perro de Sacris de 2010)....

¿Qué ha pasado este año???

52 equipos en la línea de salida de FL-1000.
Ahora, haceos idea de la "masacre" que ha tenido lugar: salieron el sábado 10, (como todos), y hace ya 7 días que corren (sí, vale, con sus descansos reglamentarios, pero en carrera y en tensión... o alguien se cree que cuando los perros hacen sus descansos reglamentarios el equipo humano -y más el musher- descansa en la misma medida?).

Hasta este momento se han tenido que retirar 28 equipos (más de la mitad), 23 han conseguido cruzar meta y Marius Moholdt está en el puesto 24, "Last Man Standing", en algún punto entre Karasjok y Joatka (los de 1000 no pasan por Jergul).
Y con más moral que el Alcoyano, que la mitad de las veces es lo que hace falta para tirar p'alante.
Y decimos esto porque a Darius, cuando llegue a Joatka, aún le quedan 50 Km. hasta el centro de Alta. Y si no tiene más problemas de perros (sólo le quedan 7), hará la entrada del honor.  

Inger Marie Haaland, Harald Tunheim (que nos prestó a Elvedan y Tappeluft el año pasado) y Robert Sorlie se han llevado la de 1000. Enhorabuena. En una Finn como la de este año, sólo se podía ver en primeros puestos los nombres de los más grandes. Este año, especialmente, incluso ganar la FL-1000 ha debido ser terroríficamente duro.  

Miquei, Helena (y Cía.) : nos hacemos a una idea de lo que sentís (en la escala de nuestros 500 a vuestros 1000, claro).
Esos momentazos del overflow y el "tira y afloja" con el viento que no acababa de irse, y tirando de los perros...  ponen los pelos de punta. (http://www.kobalaq.com/)
Un abrazo muy fuerte a los grandes de la grande. Y al "ejército de apoyo" que ha acudido allí desde Alta tras finalizar la de 500: qué gusto da cuando los Compañeros son Compañeros.
¡Por muchos años, y que nos lo contemos, batallita a batallita, delante de unas tajadas de salmón!

Por nuestra parte, en la FL-500, no ha habido tal proporción de bajas: 56 entraron y 11 nos quedamos fuera.

Y, personalmente, Nogara está rumiando todos los sucesos de este año.
Tenemos claro que no se puede echar la culpa a los perros (que, aunque descentrados, estaban físicamente bien), ni al clima o las pistas (puesto que los que han llegado las han superado), ni a la organización ni a nada... Asumimos nuestra decisión, no sin cierta rabia, claro (a estas alturas no nos vamos a engañar...).
También tenemos claro, más que nunca, que no sólo importa el estado físico del equipo. El que no descansa no piensa; el que no come/bebe no piensa.

Es imprescindible que el musher tenga la cabeza centrada en la carrera y en nada más. Porque tiene que poder decidir qué perro se lleva delante si el tiro no va. Tiene que saber por qué el tiro no se centra. Tiene que poder buscar soluciones y alternativas, improvisar, resolver. Tiene que transmitir a los perros la confianza en cada orden que da, o en cada voz de ánimo.
(("...y dónde querrá éste que vayamos por esta pista..." "...déjale, él sabrá." "Pero no hueles que está casi más agobiao que nosotros? ...hasta la meta llega el olor a adrenalina...")) 

Tomamos una decisión atendiendo a unas circunstancias y siendo precavidos, pero nos queda esa sensación de zumbido que dice: "¿y si hubiéramos seguido?".

Dejamos como final de estos primeros pensamientos esta foto del finish banquet.

Muchísimas felicidades a Marçal y toda su troupe, puro nervio. Un "chavalín" que va a dar mucho que hablar, esperemos que muchos años...

Arias, Sacris, qué decir que no se haya dicho ya (o que sí se haya dicho...). Un gran abrazo.

Aunque en este momento el sentimiento dista mucho aún de ser alegre, hemos querido ponerla...

Y que nos perdone Raúl (Marçal's handler1), pero es que con esa mirada tan penetrante y en el centro de la foto, de repente nos hemos acordado del último plano de "El resplandor", con la foto del grupo en Nochevieja, en el salón del hotel Overloock... Y con Jack Torrance (Nicholson, magistral, como siempre) en el centro de la foto con la misma mirada fija en el fotógrafo...
(Decimos que nos perdone porque no le estamos llamando loco psicópata de los hielos.... locos de los hielos ya somos todos... y a mucha honra)

El caso es que esa escena da fin a una peli de terror. Y ésta también.

Seguiremos escribiendo.

2 comentarios:

  1. Jodo Fer, con ese bigote pareces a Mauricio Colmenero Tralaralara, llevas tirantes o no



    La Sota

    ResponderEliminar
  2. Indy (Nogara's)19 de marzo de 2012, 14:29

    Sí... "Fernando Colmenero: economista y perrero"!
    (jguau, jguau, jguau...)
    Menos mal que ya se ha afeitado... o no le iban a respetar ni los cachorros...

    ResponderEliminar